En futsal “TODO PASA”

128
el dueño de la pelota


En similitud con la frase que portaba en su anillo el ex presidente de AFA, Julio Grondona, en la asociación correntina de futsal esa expresión viene como anillo al dedo.

Es que desde hace dos años o mejor dicho, a partir de que está a cargo la actual comisión directiva con “Kuki” Aguilar a la cabeza y “el pai” Martínez como secuaz la situación administrativa y financiera de la ACFS es cada vez alarmante. Mas allá que detrás de estos dos hay un grupo de delgados y dirigentes que pidieron la salida del presidente anterior, y se propusieron a favor de la llegada de Aguilar. Nadie puede decir lo contrario ni lavarse las manos, salvo algunos pocos que son la minoría.

Todo lo que rodea a estos dirigentes es fosco, raro, de dudosa procedencia. Arreglos por debajo de la mesa con el propósito de seguir adelante, que la pelota ruede en pos de favorecer a no sabemos quién. Lo concreto es que la situación se hace insostenible por donde lo mire, tanto desde lo económico como en lo deportivo.

En materia económica, lo que pudimos averiguar es que los números están en rojo y habría muchos descubiertos que seria casi imposible de justificar. Además, existen deudas de varios equipos alrededor de 15 que se ven beneficiados en la evasión del pago de cuota societaria pases e inscripciones, todo por el arreglo de levantar la mano a la hora de efectuar alguna elección o realizar un voto. Es por esto que por más que los números de la votación no les dé, el Kuki y el Pai están seguros de ganar cualquier moción porque saben quiénes si lo van a votar.

Pero con el tiempo, esta mala acción se les fue de las manos a tal punto que perdieron la autoridad de la asociación, las decisiones ya no las toman ellos. Es de público conocimiento que el “asesor” o nuevo comandante de ACFS es el arbitro Luis Osvaldo Ramírez, mas conocido como Pichi. Es el consejero de Kuki Aguilar o como se suele decir vulgarmente el que corta el bacalao ahora es Ramírez. A tal punto es la gravedad de la situación que delegados y jugadores se ven sometidos a decisiones setentistas de este personaje. De un hombre con poco tacto para las relaciones interpersonales.

Entonces pasamos de una situación donde la manejaban dos personas que no supieron estar a la altura de una directica salonista, a estar comandados por un dictador con costumbres añejas que no se ven más.

El futsal en la capital correntina se seguirá jugando bajo condiciones y circunstancias que no tiene futuro lamentables y sin rumbo fijo, porque TODO PASA.