Repararon un cráter de años que impedía circular en una avenida

24

Las obras en la zona noroeste de la Capital continuarán con tareas de pavimentación e iluminación.  

Los trabajos de reparación asfáltica sobre la zona noroeste de la ciudad se encuentran en su etapa final y, después de años de espera, el cráter histórico que interrumpía el paso sobre la avenida Doctor Jorge Romero fue cerrado. 

La megaobra de recuperación del espacio incluye varias tareas de mejora en la zona, pero el más desafiante fue la reparación de un pozo de grandes magnitudes que se formó hace años, debido al hundimiento de la calle. 

Actualmente, las tareas se encuentran en la etapa final del proceso, que consiste en la reposición del pavimento y la reinstalación del alumbrado público. 

El objetivo de la obra llevada a cabo por la gestión municipal es lograr una recuperación histórica del lugar.

La reparación y habilitación del tránsito sobre la avenida Romero resulta  crucial, porque optimizará la movilidad vehicular en la ciudad, uniendo la Costanera Sur con los barrios Arazaty, Galván y toda la zona suroeste de la capital correntina.

En el sector intervenido por los operarios, no solo se reparó el ducto que había colapsado, sino que también se construyeron nuevas cámaras y un aliviador sobre la calle Madariaga. Asimismo, en la parte superior se realizó la reparación interna, a fin de evitar colapsos.

“Cerramos el famoso cráter de la avenida Romero”, festejó el intendente Eduardo Tassano y agregó que “con la restauración de los desagües pluviales más el aliviador de la calle Madariaga finalizados, dio inicio la repavimentación para garantizar la transitabilidad y seguridad en toda la zona”.

“Tenemos la tranquilidad que nos da saber que todos estos trabajos fueron desarrollándose de forma planificada, constante y, sobre todo, con profesionalismo y responsabilidad de todo el equipo técnico, lo que significa que es algo pensado a largo plazo, para que estos arreglos permanezcan en el tiempo”, recalcó.

Tassano hizo hincapié en la importancia de los trabajos en el área, ya que representan una ventaja en materia de tránsito. 

Con la habilitación en la avenida Romero se recuperará la vía de interconexión entre la Costanera Sur y los barrios Arazaty, Galván y San Benito; y en consecuencia, con la zona suroeste de la ciudad, como los barrios Virgen de los Dolores, Sargento Cabral, Juan de Vera, Patono, Juan XXIII y 3 de Abril, entre otros. 

“Estamos hablando de que desde todos estos barrios se accederá nuevamente de forma directa a la Costanera Sur, uno de los lugares más bellos de la ciudad, así que estamos realmente muy contentos”, indicó Tassano.