Técnicos de la UNNE pusieron a funcionar con éxito un software en cooperativa entrerriana

20

Con el aporte técnico del Grupo de Investigación, Desarrollo y Transferencia Tecnológica de Energías Sustentables y del Medio Ambiente (GIESMA), se puso en funcionamiento días atrás en Concordia, el Secadero Solar para Maderas, propiedad de la Asociación de Carpinteros de esa ciudad entrerriana.

Profesionales y estudiantes del GIESMA de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura de la UNNE, construyeron y programaron el instrumental para el monitoreo del proceso de secado de la madera, como así también del funcionamiento del secadero.

La puesta en marcha de este proyecto, es un caso concreto de la implementación en territorio de soluciones tecnológicas que mejoran la calidad de vida y el progreso de la comunidad local y regional. No en vano cuenta con el financiamiento del Gobierno Nacional a través del Ministerio de Ciencia Tecnología e Innovación y de la Intendencia de la ciudad de Concordia.

La participación de los profesionales y técnicos de la FaCENA se gestó en el marco de un acuerdo con la Asociación de Carpinteros de Concordia, investigadores de la Universidad Nacional de Córdoba- Conicet especialistas en desarrollos tecnológicos en madera, investigadores de la UTN-FR Concordia especialistas en energía fotovoltaica.

La UNC Conicet- plasmó en los planos el diseño propuesto. El secadero de madera tiene dimensiones de 7m x 3,50mx4m, construido por los mismos carpinteros que forman parte del proyecto.

Sistema de Control

El GIESMA estuvo representado por la doctora Noemí Sogarí en calidad de asesora técnica, diseñando el sistema solar que se puso en funcionamiento; el licenciado Eduardo Ricciardi y los alumnos de Ingeniería en Electrónica Lautaro Márquez Burgos y Raúl Gómez Cedrón, construyeron y programaron el instrumental para el monitoreo remoto.

“El método natural de secado es al aire libre, donde los productos se exponen directamente al sol dispersándolos sobre el suelo. Es un procedimiento es de bajo costo pero la calidad del producto se ve disminuida. Por otra parte, el sistema demanda mucho tiempo, en el orden de varios meses. De ahí que la alternativa óptima para el caso de las maderas sea el de un secadero solar”, explicó la doctora Sogari.

“Un secadero solar es un sistema que transforma la energía solar en térmica para -entre otros fines- secar maderas. Básicamente está constituido de un calentador solar de aire y una cámara de secado. El producto se distribuye en el interior de la cámara, por lo que el secadero se denomina indirecto, debido a que la madera no está expuesta directamente a la radiación proveniente del Sol”.

El proceso de secado de la madera depende de múltiples variables: temperatura y humedad del aire; flujo de aire circulante y contenido de humedad de la madera. Estas variables deben controlarse en forma permanente para lograr un secado óptimo del producto.

“De esto surge la necesidad de contar con un Sistema de control que automatice el funcionamiento del secadero. En el Mercado existen sistemas de control y automatización de funcionamiento de hornos para los que se usan software de muy alto costo”, explicó el Licenciado Ricciardi.

La alternativa estaba en el diseño que pudiera realizarse en un centro tecnológico universitario. El desafío fue tomado por los estudiantes Márquez Burgos y Gómez Cedrón quienes desarrollaron ambos sistemas: el de control de funcionamiento del secadero y el del proceso de secado de madera. Ambos controles fueron puestos en funcionamiento hace pocos días con total éxito.

Ventajas

“El sistema de control da mayor precisión al momento de controlar el flujo de aire en la recamara, mediante el uso de ventiladores además de un constante monitoreo de la potencia térmica disponible en el colector, la cual se obtiene mediante la medición con el piranómetro” explicó Márquez Burgos.

“Al existir este sistema de control se monitorea constantemente la humedad de la madera en base sólida, estableciendo el umbral para encontrarse dentro de los parámetros requeridos y determinar cuando el sistema se encontrará, en reposo, ya sea por falta de irradiancia, variaciones térmicas o bien que sea de noche”, señaló Gómez Cedrón.

Para cerrar este círculo de transferencia tecnológica, tanto Márquez Burgos como Gómez Cedrón utilizarán ambos trabajos como Proyecto Final de graduación.

El impacto de este aporte dado por el GIESMA de la FACENA será también científico-tecnológico, ya que sus resultados serán expuestos en Congresos y Revistas Científicas nacionales y extranjeras.

Desde el punto de vista socioeconómico – ambiental, se está promoviendo la tecnología del secado de maderas usando la energía solar como fuente de energía alternativa. De esa manera se produce sin contaminación ambiental.