De la ruta del dinero V

220

De la Ruta del Dinero K, a la Ruta del Dinero V. Involucrados en el expediente que investiga la justicia federal sobre el destino de más de $250 millones (dólar a $3) destinados a la pavimentación de la Ruta 40 de acceso a Carlos Pellegrini, obra que se certificó y que solo se concluyó en un 5%, tienen inversiones inmobiliarias de envergadura en Paso de la Patria.

El titular del ente vial, Justo Armando Espíndola como Horacio Encinas, Director de Administración, a quien se le suma Victoria Troche, Jefa de Contraloría en administración en proceso de jubilación, adquirieron pocos años atrás inmensos lotes donde dos de ellos, construyen Casaquintas que nada tienen que envidiarle a las de reconocidos empresarios de la zona y de funcionarios de las altas cumbres del poder político local. El dato llamativo: los tres terrenos, cercanos a la hectárea cada extensión, están uno al lado del otro como si todos coincidieron en la subasta, aunque lo que más se destaca, son las mejoras que la propia Vialidad Provincial (DPV) ejecutó para el acceso a esas viviendas de fin de semana. Tanto que se trazó una extensa calle, con puente incluido, que se conecta con la vieja ruta hacía la exclusiva Villa Turística. La impunidad es total.

Otro dato: los tres siempre estaban conectados en el control administrativo del organismo. Por sus manos pasan (o pasaron), absolutamente todos los expedientes.

Espíndola está denunciado en las actuaciones judiciales radicadas en Comodoro Py, las que investigan el destino de los millonarios desembolsos que financiaban la ejecución de 120 kilómetros de carretera hacia el corazón del Iberá. No tuvo inconvenientes en emplear a sus hijos y nuera en el organismo de la calle Rivadavia al 1400. Troche al igual que Encinas, tienen también familiares (hermanos e hijos) trabajando en esa repartición, como si fuera una dinastía de agentes estatales. Hay otro Encinas, Mario, Vocal 1º del Directorio, imputado junto a Espíndola (causa Ruta 40), que tiene también a su hijo designado.

EMPRESARIOS VINCULADOS

Un dato más: los vínculos que existen entre Cristaldo, un ladrillero que mutó de la noche a la mañana en empresario con corralones y máquinas viales, con el eterno Espíndola. Cristaldo junto al constructor Lino Maldonado (pequeñas obras), otro amigo de Espíndola, son los que mayores prestaciones de alquiler mantienen con la DPV. Contratos no tan voluminosos pero de mucho goteo y de cobro rápido, que al final de las operaciones, suman millones.

Las preguntas de los unos y de los otros siempre buscan igual respuesta: quién sostiene en su cargo a Espíndola, siendo un funcionario de alrededor de 74 años (superó la edad jubilatoria). Y todas las miradas se posan en la figura de Ricardo Colombi. Diario 1588