Valdés recibió a la única candidata a consejera de la Magistratura de la Nación

El mandatario se reunió con el presidente del Consejo de la Magistratura Nacional, Miguel Piedecasas, y Marina Sánchez Herrero, postulante a integrar dicho órgano por la lista “Abogados por una justicia independiente”. También estuvieron con autoridades de la Facultad de Derecho de la Unne.

179

El presidente del Consejo de la Magistratura Nacional, Miguel Piedecasas, y Marina Sánchez Herrero, candidata a integrar dicho órgano por la lista “Abogados por una justicia independiente”, pasaron ayer por Corrientes y se reunieron con el gobernador Gustavo Valdés y con el decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste, Mario Roberto Villegas.
“Recibí a Marina Sánchez Herrero, la única mujer candidata a consejera, que llegó a Corrientes para interiorizarse sobre la realidad de la Justicia Federal de nuestra provincia y acercarnos su propuesta de trabajo”, tuiteó el Gobernador.
Del encuentro, que se realizó en el salón del Consejo Directivo del edificio histórico de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales y Políticas de la Unne, también participaron las secretarias académicas y jurídicas del rectorado, Verónica Torres y Monica Anis.
Se abordaron temas relacionados con la acreditación de la carrera de Abogacía y del ejercicio de la profesión ante las demandas sociales de la actualidad.
La reunión es previa a las elecciones para nuevos consejeros del Consejo de la Magistratura de la Nación, que posee la atribución de la selección de los magistrados y la administración del Poder Judicial.
En el salón de actos expuso la candidata a consejera, Marina Sánchez Herrera.
“Voy a trabajar por una justicia independiente, por continuar el trabajo de transformación de la Justicia Federal que se viene haciendo en este Consejo”, dijo Herrero en declaraciones a radio Sudamericana.
“Este Consejo en el que asumieron los consejales en el 2014, cambió radicalmente como venía trabajando; de hecho, le devolvió la credibilidad que había perdido y, además, lo puso en funcionamiento, y eso es esencial porque una función es la evaluación y armado de ternas para que se elija a jueces, pero otra es la sanción y remoción de los jueces que desempeñaron mal su tarea, y otra tiene que ver con el manejo de parte del presupuesto del Poder Judicial”, agregó
“Que el Consejo funcione, implica que la justicia funcione, más allá del trabajo propio de cada juez y cada órgano de la Justicia”, explicó.
“En una Justicia Federal que hasta el año 2014 tenía más de 300 cargos vacantes, es decir, juzgados sin jueces, que se emitieran, por ejemplo, 45 ternas en 4 años entre 2011- 2014 y se pongan jueces elegidos y que este Consejo haya sacado en el mismo tiempo 244 ternas, o sea, un 500% más y reducido a un 12% la vacancia, ya nos da la pauta de que está en movimiento y que en la Justicia algo está empezando a cambiar”.
“Mi propuesta es avanzar hasta la cobertura total del armado de ternas y, por supuesto, considero que todo el trabajo del Consejo tiene que ser con la mirada de los abogados”.
“Cuando los abogados estamos al frente de los órganos o de las instituciones o estamos en el debate de la justicia, las cosas se transforman porque nosotros tenemos claridad de cuál es la justicia real, la caminamos, la vivimos”, subrayó.
“Cualquier juez que es cuestionado o denunciado debe ser sometido a una investigación y es imperativo que se haga. Si es real la denuncia, hay que removerlo y si no, por lo menos, se supo que esa denuncia no era cierta”.
“La verdad es que la sociedad no cree en la justicia, todo puede funcionar mal, pero no la justicia”, dijo y recalcó que “pese al delito que pueda existir, la justicia es el remedio, es lo que repara el daño a la sociedad”.